lunes, 28 de abril de 2014

Día 248 - Relaciones: el compromiso de Vivir Palabras como Uno Mismo

Para contexto, leer:


Declaraciones Correctivas y Compromisos

En el momento y cuando me vea esperando que mi pareja sólo me quiera a mí, es decir, que sólo experimente cosas hacia mí, y hacia ningún chico más, como este querer ser ‘dueño de sus sentimientos’, como queriendo que todo lo bueno/positivo que ella sienta sea por mí y así ella sienta gran satisfacción estando conmigo solamente – me detengo y respiro. Me doy cuenta las consecuencias de crear tal punto de ‘complacerse el uno al otro’ donde crea la ‘dependencia’ hacia el uno y el otro respecto de aquello que ‘estamos complaciendo’, por lo que ahora:

Me comprometo a mí mismo a detener el complacer y hacer dependiente a mi pareja de mí, de que no pueda levantarse por sí misma, de que no pueda vivir las palabras como una expresión de sí misma, aquello a lo cual yo me he convertido en el que la complazca y dependa para experimentar las palabras.

Me comprometo a mí mismo a apoyar y asistir a mi pareja a expresarse a sí misma como las palabras que a ella le gustan de mí, que ella define en mí, para que de esa manera ya no sólo cree una ‘conexión’ conmigo mental y energética, sino que pueda llegar a conectarse con ella misma en términos de que ella pueda vivir e integrar las palabras que yo vivo como expresión de sí misma.

Me comprometo a mí mismo a aprender de mi pareja como también de mis otras relaciones cómo viven palabras, qué están expresando como sí mismos y así, en lugar de generar experiencias de satisfacción o placer de tener una pareja que cumpla con necesidades, querencias y deseos como características físicas y de ser - me apoyo y asisto a mí mismo a identificar las palabras, redefinir las palabras, vivir las palabras e integrarlas como una expresión de mí mismo y por tanto: me comprometo a mí mismo a detener la búsqueda de que mi pareja me complazca como también el dejar de complacer a mi pareja, y más bien nos apoyamos y asistimos a poder levantarnos individualmente y juntos como lo que es mejor para cada uno y el uno al otro.

Me comprometo a mí mismo a reconocer qué es lo que le doy a mi pareja para complacerla, en términos de palabras, para entonces ver cómo puedo darme esa palabra a mí mismo, redefinirla si es requerido, vivirla y así integrarla como una expresión de mí mismo.

Me comprometo a mí mismo a conocer y entender a mí pareja respecto de lo que siente hacia otras personas, y así también volverse un punto de referencia para mí respecto de si todavía sigo aceptando y permitiendo reacciones dentro de mí al ella sentir cosas por otras personas o si estoy estable y claro, entendiendo que todo lo que ella puede experimentar es acerca de lo que ella separó de sí misma convirtiéndolo en una experiencia y así siendo su responsabilidad el dárselo a sí misma de vuelta.

Me comprometo a mí mismo el dejar ir este deseo de ser un estímulo para mi pareja, de que ella sienta algo por mí.

Me comprometo a mí mismo a no usar a mi pareja como un estímulo para vivir palabras, sino que yo pueda levantarme por mí mismo para vivir las palabras e integrarlas como expresión de mí mismo, y con respecto a ella – apoyarla y asistirla a que pueda vivir palabras, colocándome en sus zapatos y siendo humilde con ella.

Me comprometo a mí mismo a dejar ir la idea de ‘la relación perfecta’ y así todo temor a que ella no sea fiel, donde dejo también el complacerla por tal temor, y en su lugar, usamos la comunicación efectivamente para establecer acuerdos/soluciones que sean lo mejor para cada uno y juntos.

Me comprometo a mí mismo a no depender de mi pareja para vivir las palabras que acordamos o que decidí como parte de mi acuerdo y relación conmigo mismo, donde entonces me encargo de estar tomando responsabilidad de mí mismo respecto de las palabras que yo mismo decidí vivir y expresar como yo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario :)