sábado, 26 de abril de 2014

Día 245 - ¿Quién es el líder?

Para contexto, leer:



Aplicación de Perdón a Uno Mismo (continuado):

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo reaccionar con una percepción pesimista acerca de mí mismo al juzgarme a mí mismo como ‘no cambiaré’, ‘no me levantaré’, ‘nunca acabaré con esto’, creando toda esta experiencia negativa sobre mí mismo para darme por vencido a la experiencia de deseo de mirar a una mujer luego de haberla juzgado, sin darme cuenta que estoy limitándome a mí mismo a ‘no cambiar’, ‘no levantarme’, ‘no acabar con esto’ al experimentar en el momento esa experiencia de deseo sobrecogiéndome y los pensamientos, ya que estoy subestimándome a mí mismo de ‘poder detener estos pensamientos y experiencia’, ‘poder tomar dirección en el momento’, ‘dejar de seguir a mi mente y convertirme en mi propio líder’, en lugar de confiar en mí mismo.

En el momento y cuando me vea juzgándome a mí mismo como ‘no cambiaré’, ‘no me levantaré’, ‘nunca acabaré con esto’, creando toda esta experiencia negativa sobre mí mismo para darme por vencido a la experiencia de deseo de mirar a una mujer luego de haberla juzgado – me detengo y respiro. Me doy cuenta que no confío en mí mismo, es decir, no me levanto en cada respiro, respiro a respiro deteniendo los pensamientos y la experiencia, de darme dirección a mí mismo y dejar de seguir a mi mente y en su lugar ser mi propio líder al guiarme a mí mismo en y como mis compromisos alineados a la decisión de considerar a las mujeres como iguales.

Me comprometo a mí mismo a, cuando comience a subestimarme a mí mismo al entrar en una experiencia de sobrecogimiento de deseo de mirar a una mujer, me detengo y me perdono los pensamientos y las reacciones, entonces confío en mí mismo en y como el momento, respiro a respiro comienzo a detener mis pensamientos y reacciones, comienzo a darme dirección a mí mismo y liderarme a mí mismo en y como mis compromisos, alineándome a mi decisión de considerar a las mujeres en igualdad.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que yo no podría cambiar si vuelven a emerger estos pensamientos y reacciones, o si estoy sobrecogido, sin darme cuenta que de hecho estuve viendo a mi mente como ‘más que’, que todo esto emergiendo es ‘más que yo’ y debido a ese condicionamiento de ‘si mi mente viene con todos estos pensamientos y reacciones, y me sobrecoge’, entonces ‘me doy por vencido’; he permitido y aceptado que mi mente en algún punto sea capaz de dirigirme y guiarme/liderar.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que mi mente cuando me sobrecoge con deseo, viene con pensamientos y reacciones, entonces tiene el poder de dirigirme y liderarme, sin darme cuenta que a pesar de que en mi mente emerjan estas experiencias y pensamientos, todavía está aquí la consciencia de mí mismo, este saber que hay una solución, y como tal tengo la capacidad de dirigirme y liderarme, como esta consciencia de mí mismo en el momento de saber cómo cambiar y cómo dirigirme.

En el momento y cuando me vea a mí mismo creyendo que no puedo cambiar porque estoy sobrecogido con deseo, reacciones y pensamientos, porque eso significa que mi mente tiene el poder de dirigirme y liderarme – me detengo y respiro. Me doy cuenta que mientras yo me dé cuenta/soy consciente de mí mismo lo que estoy aceptando y permitiendo con todo esto, tengo la capacidad y habilidad de cambiarme a mí mismo, en consciencia de mí mismo detenerme, darme dirección y liderarme a mí mismo – porque me doy cuenta que mi mente no es más que yo, sino que yo al creer esto me desempodero a mí mismo y no me permito a mí mismo volverme uno e igual a mi mente, y así darme la capacidad y habilidad para dirigirme a mí mismo en el momento en y como la consciencia de mí mismo.

Me comprometo a mí mismo a, cuando crea que mi mente es más que yo porque surgen estos pensamientos y reacciones, este sobrecogimiento de deseo, me detengo y perdono mis pensamientos y reacciones, y reconozco que mi mente no es más que yo, sino una e igual a mí, por tanto en consciencia de mí mismo comienzo a detener los pensamientos y reacciones, y sobrecogimiento, me doy dirección a mí mismo y así me lidero a mí mismo en y como los compromisos y decisiones que establecí como yo mismo vivir.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo juzgar el proceso que caminé como inútil al no levantarme en y como los compromisos y decisiones con los que había concluido en consciencia de mí mismo como dirección y liderazgo de mí mismo al enfrentar el desear ver mujeres, descartando completamente todo el proceso, como olvidándolo, sin darme cuenta que no es el proceso lo que falló, no es mis correcciones/compromisos y decisiones lo que falló, ya que me he probado a mí mismo que realmente ha funcionado para parar y corregir el patrón, sino que yo me he permitido y aceptado a mí mismo volverlo inútil al juzgarme a mí mismo como inferior a mi mente, que yo me he limitado a ‘no cambiar’, ‘no continuar empujándome a aplicar las correcciones/compromisos en aplicación práctica’.

En el momento y cuando me vea a mí mismo juzgando el proceso que caminé como inútil al no levantarme en y como los compromisos y decisiones con los que había concluido en consciencia de mí mismo como dirección y liderazgo de mí mismo al enfrentar el desear ver mujeres – me detengo y respiro. Me doy cuenta que soy yo quien decide si hacerlo útil a través de darme dirección, seguir a la consciencia de mí mismo de cambio/los compromisos y decisiones que establecí vivir, y por tanto, en realidad todavía sigo permitiendo seguir a la mente, los pensamientos, reacciones y sobrecogimiento porque es ‘más que yo’, ‘tiene más poder’, cuando no es así – soy yo quien estableció tal relación, en lugar de darme cuenta que son partes de mí mismo que yo creé y los he creado como más que yo al establecer una relación con tales partes en forma de superioridad-inferioridad.

Me comprometo a mí mismo a realmente hacer útil el proceso que caminé al detener los pensamientos y reacciones, y sobrecogimiento, darme dirección y liderarme a mí mismo como esta consciencia de mí mismo de los compromisos y decisiones que establecí vivir y aplicar, ya que me doy cuenta que no es que es inútil mi proceso, sino que yo me he aceptado limitarme e inferiorizarme, en lugar de expandirme a mí mismo y ecualizarme a la mente, entonces hago útil el proceso al darle utilidad/aplicar y vivir esta consciencia que tengo de mi proceso, de la corrección / cambio / compromisos y decisión.

Gracias por leer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario :)