lunes, 28 de julio de 2014

Día 262 - Abriendo memorias de ‘cuando estoy enfermo’: parte 4

Este post es continuación de:

Continúo aplicando perdón a uno mismo en la memoria de cuando mi madre me cuidaba cuando era un niño:


“Me acuerdo una vez, cuando era niño, que sentía mucho dolor de panza y lloraba estando en la cama de mis padres y mi mamá me decía “tranquilo mi chiquito, no llores”, “bueno, bueno” con un tono suave y como haciendo sonar las palabras un poco alargadas como “bueeeno, bueeeno”, el cual me hacía sentir que ‘ella estaba conmigo’, ‘ella entendía lo que estaba pasando/sintiendo’ y que entonces ‘tengo que tranquilizarme porque todo estará bien’. Cuando ella se iría y me quedaría solo, me quedaría con mis pensamientos de que me duele y que ahora ‘estoy solo’, y entonces me victimizaría porque ‘estoy enfrentando esta situación solo’, entonces lloraría muy fuerte como si el dolor ‘fuese peor’ pero en realidad es que me estaba victimizando para que mi mamá vuelva y pueda sentirme que todo está bien y que ella estaba conmigo, que me cuide.”

Aplicación de Perdón a Uno Mismo (Continuado):

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo desear que alguien entienda por lo que estoy pasando durante mis dolores/enfermedad.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo temer estar solo en situaciones de dolor/enfermedad.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo cuando mi mamá me hizo sentir que no estoy solo, que hay alguien que entiende por lo que estoy pasando/sintiendo, reaccionar con sentirme que estoy siendo entendido, sin darme cuenta que estoy entrando en la polaridad opuesta de ‘soledad’ debido a cómo programé ésta polaridad en mi mente.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo aferrarme a ésta idea de ‘ser entendido’ por algo o alguien, donde proyecté esta idea en mi imaginación, donde me imaginé que alguien me decía lo que me estaba pasando, que me decía que pasó por lo mismo, que está pasando por lo mismo o que está conmigo en esto.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo buscar que otras personas me entiendan para no sentirme solo, sin darme cuenta que de hecho no me estoy considerando a mí mismo en entenderme a mí mismo dentro de todo, y al final no es relevante si otra persona me entiende o no, sino de si en realidad estoy tomando responsabilidad de mí mismo de lo que entiendo/si estoy apoyándome y asistiéndome en lo que entiendo de lo que estoy enfrentando/encarando dentro de mí mismo, porque eso me determinará a mí mismo de hecho.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo creer que ‘tengo que tranquilizarme porque todo estará bien’ al tener a alguien que me diga que ‘me entiende’ y que ‘todo estará bien’, donde confié en sus palabras por hacerme sentir que no estoy solo/estoy siendo entendido/estoy siendo acompañado – entonces, estoy confiando en la otra persona o estoy confiando en mis experiencias mentales?

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo confiar en lo que otras personas dicen cuando me hacen reaccionar con sentirme acompañado/que me entienden/que todo estará bien, porque es justamente eso lo que quiero sentir, es eso lo que busco sentir y por tanto al hacerme sentir de esa manera, confío en ellos, sin darme cuenta que en realidad no es que confío en ellos, confío en mi mente, en que estas experiencias son reales y por tanto ‘tengo que confiar’ en esas personas.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo usar mi mente como filtro para decidir en quién confiar o no, de acuerdo a cómo me hacen sentir, sin darme cuenta que el que está decidiendo lo que me hacen sentir otras personas es: yo mismo, cómo programé mi mente/las experiencias dentro de mí, por tanto yo estoy confiando en un programa, en una experiencia energética, donde a partir de ésta decido si confiar o no en otro individuo.

Compromisos y aplicación correctiva

Me comprometo a mí mismo a apoyarme y asistirme en lo que entiendo respecto a lo que estoy pasando, como también asegurarme de pedir por apoyo y asistencia a aquellos que podrían entenderlo, pero no ya dentro del punto de partida de miedo a la soledad, o el temor a encarar la situación solo – sino como apoyo y asistencia adicional para el punto que estoy enfrentando.

En el momento y cuando me vea buscando que otras personas me entiendan para no sentirme solo – me detengo y respiro. Me doy cuenta que estoy yo aquí para escucharme a mí mismo, para entenderme a mí mismo, para ver qué requiere atención y dirección, para tomar responsabilidad de mí mismo, y a pesar de que otras personas puedan entender, esto no lo harán ellos, debo hacerlo por mí mismo.

Me comprometo a mí mismo a apoyarme y asistirme a mí mismo a entenderme a mí mismo, y considerar a otras personas que me puedan apoyar y asistir con lo que estoy enfrentando, no ya dentro del punto de partida de no sentirme solo, sino como un punto de apoyo y asistencia simplemente.

Me comprometo a mí mismo a no confiar en otras personas sólo porque me hagan sentir acompañado/que me entienden/que todo estará bien, ya que entiendo que en realidad hay una confianza ciega hacia otra persona – y más bien me comprometo a confiar en mí mismo, en que voy a dar los pasos para apoyarme y asistirme a mí mismo en las distintas situaciones con sentido común, en tomar el apoyo y la asistencia de otras personas sin convertirlo en una experiencia para mí mente o en una confianza ciega hacia las palabras/directivas de otros.

Ok, eso es todo con respecto a esta serie de blogs. En el próximo blog comenzaré a caminar mi relación con el ‘perdón a uno mismo’.

Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario :)