martes, 27 de mayo de 2014

Día 251 - (E)Motivación

Luego de una serie de realizaciones que he tenido desde el sábado hasta hoy, voy a plantear la redefinición de lo que sería para mí ‘motivación’.

Hoy de camino a casa me surgió un deseo que se podría decir es casi inútil debido a cómo prácticamente me llevo a seguir el deseo y lo único que experimento es ‘quiero seguir haciéndolo’, permaneciendo en ese estado de deseo, que parece como si estuviese generando más de esta experiencia y que al observarlo, me doy cuenta que es totalmente inútil esto, ya que en sí puedo darme cuenta que seguir el deseo sólo genera más deseo y me anclo a la acción con toda esta energía generándose dentro de mí.

En el momento que vi en la esquina de mi ojo aquello que me generó deseo, la experiencia de deseo comenzó como a ‘incrementarse’ y si lo veo en cámara lenta hay una aceptación por mi parte de que ‘el deseo incrementaría de todas maneras’ porque es algo que ‘deseo’ y que por tanto ‘éste deseo debería de tener que experimentarlo sí o sí’.

Al estar alerta de esto, me paré en ese momento de ‘actuar dentro del punto de partida de deseo’ y me perdoné a mí mismo por haberme aceptado y permitido a mí mismo que al experimentar el deseo de ver la calsa que tiene puesta una mujer, querer ver la calsa que tiene puesta tal mujer u otra mujer, sin darme cuenta que estaba siendo el deseo como también el miedo a no poder verla mi motivación para yo ver la calsa que tiene puesta la mujer. Por tanto, aquí continúo con este punto.



Motivación

Motivación: Causa o razón de movimiento. Actualmente la razón o causa de movimiento dentro de mí mismo es la energía en sí misma, es que la experiencia misma se ha convertido en motivación para actuar, el querer seguir generando más de esta energía o en su polaridad negativa, estar desmotivado porque ya no podría experimentar cierta energía.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo motivarme a mí mismo a través de la experiencia del deseo de ver la calsa que tiene puesta una mujer a seguir generando más energía debido a querer ver la calsa que tiene puesta tal mujer u otra mujer y que como tal, no es la acción lo relevante de toda la situación, sino el poder generar más de esta experiencia de deseo, por tanto:

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo no darme cuenta que la energía del deseo mismo se volvió mi motivación para seguir el deseo de ver la calsa que tiene puesta una mujer y la razón por la cual yo tomo acción, me muevo a mí mismo es debido a energía – es el yo querer experimentar esto, sin darme cuenta que he hecho mi voluntad dependiente de un sentir o generar alguna experiencia.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo tener la voluntad de actuar sólo si dentro de esa acción voy a experimentar más de esta energía que emergió dentro de mí o no como motivación, de acuerdo a si me gusta esta energía o no, sin darme cuenta que la energía en sí ya implica separación de mí mismo y una limitación en cuanto a lo que realmente puedo vivir, realizar o entender de mí mismo y este mundo en unicidad e igualdad si la sigo generando y aferrándome a ella.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo motivarme a mí mismo a separarme a mí mismo más o permanecer dentro de la separación misma al ir tras la búsqueda de una energía/experiencia, o en su polaridad negativa, el ya no estar motivado para hacer tal o cual cosa, debido a que ya no está la motivación como energía debido a ésta haberse ido por los cambios que surgieron respecto a la acción que tomaba debido a que ya no estaba está experiencia energética como motivación, sin darme cuenta cómo es que al tomar como motivación a la energía / una experiencia energética, en realidad no vivía la motivación como una expresión de mí mismo, sino más bien como una polaridad en la cual yo me experimentaba para poder alcanzar cierta experiencia.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo ser mi motivo de actuar o no lo que experimento dentro de mí mismo como energía, definiendo que quién yo soy en este momento es lo que yo creo ser en y como esta experiencia energética a través de los pensamientos y comportamientos que he asociado a esta energía, que entonces se vuelve la energía un estimulador de pensamientos y comportamientos, los cuales me definiré de acuerdo a ‘lo que me motiva a hacerlo’, que es en sí la energía que estoy experimentando dentro de mí, sin darme cuenta que puedo cambiar mi motivación, es decir, la dirección por la cual comenzaré a moverme a mí mismo, esa voluntad de actuar hacia aquello que yo mismo defina como ‘mi motivación’.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo motivarme a mí mismo a hacer algo de acuerdo a las expectativas de la experiencia energética / energía que podría sentir / experimentar si lograba o alcanzaba lo que con mis acciones estaba tratando de conseguir, usando las expectativas de ciertos deseos, querencias y necesidades satisfechas como motivación para generar pensamientos y conductas que me lleven a lograr satisfacer mis expectativas, sin darme cuenta que en las expectativas lo que es relevante para mí es la experiencia que pueda tener a través de lo que espero conseguir, ya que las acciones o el resultado que busco es en sí la validación de la experiencia, en lugar de apoyarme y asistirme a mí mismo a vivir palabras como expresiones de mí mismo y entonces soy yo haciendo esto como una expresión de mí mismo y esa sería mi motivación para actuar o hacer algo en sí por ejemplo.

Redefiniendo Motivación

En el momento y cuando me vea siendo motivado por energía para moverme, actuar o pensar – me detengo y respiro. Me doy cuenta que mi motivación todo este tiempo ha estado alineado a generar energía, a permanecer en una experiencia emocional o sentimental, debido a aferrarme a mis intereses propios, eso implica que mi motivación ha sido la separación, la limitación de una experiencia, los pensamientos que pueden emerger como yo dentro de y como tal experiencia, los comportamientos – por tanto:

Me comprometo a mí mismo a motivarme a mí mismo a darme nacimiento a mí mismo como la vida desde lo físico, por lo tanto, hacer todo lo que implica el darme nacimiento como la vida desde lo físico.

Me comprometo a mí mismo a revertir mi motivación, es decir mi razón o causa de moverme, por ejemplo: desde la separación hacia la unicidad e igualdad, desde la energía hacia la estabilidad, desde la búsqueda de una experiencia hacia el vivir palabras como expresiones de mí mismo, desde el interés propio y la espera de la validación de una experiencia o definición como problema hacia el sentido común y practicalidad como la solución – y así ir dirigiendo y creando lo que quiero vivir por mí mismo en mi vida, motivándome a mí mismo y teniendo la voluntad propia de hacerlo.

Me comprometo a mí mismo a alinear mi motivación propia al potencial que tengo para convertirme en vida, por ejemplo: me doy cuenta que mi mente es un contenedor de memorias dentro de las cuales se encuentra cierta información como las decisiones y experiencias que tuve a lo largo de mi vida y que al momento en el que aquí enfrente una situación donde en el pasado tuve una reacción que no dirigí, ésta volverá a emerger y quizás con más energía, por lo tanto, me motivo a mí mismo a ver cómo puedo prevenir esta situación, como también investigar la razón de mis reacciones en cierta situación para esclarecer mi punto de partida, mis aceptaciones y permisos y así determinar quién soy en tal situación, qué acepto y permito y qué no.

Cómo vivir Motivación Prácticamente

Cuando me encuentro dentro de una reacción, me motivo a parar la reacción, a empujarme a mí mismo a dirigir la situación y la posibilidad de crearme a mí mismo a la vez si me es posible, a establecer directamente una solución en tiempo real y anclarme a ella, investigar la reacción luego y aplicar perdón a uno mismo sobre los puntos que sean requeridos.

Cuando me encuentro en una situación donde tengo una reacción de cansancio, y en realidad quiero seguir haciendo mis tareas, me apoyo y asisto a mí mismo a físicamente estar cómodo o poder seguir haciendo mi actividad, ya que tengo el potencial de seguir en ello, y asegurarme de que el cansancio mental y/o físico creado por mi mente no sea mi motivación, sino mi potencial del momento o lo que en realidad quiero hacer (lo cual está alineado a mi potencial de vida).

Cuando llego a una realización, ver cómo puedo expandir la realización en las distintas dimensiones, circunstancias, aspectos, entre otros.

Cuando me encuentro queriendo llegar a una experiencia o validar cierta experiencia, me motivo a mí mismo a ver cómo puedo vivir las palabras o aquello que quiero alcanzar como una expresión de mí mismo.


Cuando desconozco mis capacidades o habilidades físicas, me propongo a probar actividades o cosas para comprobarlas y así desarrollarlas.

Desarrollar las habilidades, talentos y capacidades que sé que tengo de maneras que sean de apoyo y asistencia para mí y para otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe un comentario :)