viernes, 26 de febrero de 2016

¿Por qué no experimento culpa de las cosas que hago? - Día 305

La otra vez estuve haciéndome estas preguntas: ¿por qué a lo largo de mi vida no he tenido muchas experiencias y/o he sido consciente de la culpa? ¿Por qué no tengo culpa de cosas que comúnmente las personas experimentarían culpa? Y ahora exploraré, honestamente, algunas memorias.

A lo largo de mis relaciones de noviazgo encontré que me encontraría ‘fallando / cayendo’ muchas veces, en términos de traicionar e infidelidad, por ejemplo. En mi primera relación de la adolescencia (esto caminé en toda una serie de publicaciones) yo tuve una novia que duramos tan solo una semana. En ese momento yo no tenía experiencia con relaciones, pero sí tenía un entendimiento de las relaciones de noviazgo, algunas cuestiones de reciprocidad…duramos una semana porque la había engañado tres veces. Las razones por la que yo la engañé fue porque fui motivado a explorar cómo besaban otras mujeres y existía dentro de mí esta curiosidad y deseo por besar y conocer cómo besan otras mujeres.

En una relación no muy lejana también hubo una cuestión de traición por mi parte, y justifiqué esta traición porque ‘no sabía cómo terminar la relación’ y para que realmente sea seria la ruptura tendría que ‘ser infiel’, por lo que accedí al mismo punto, pero con otra JUSTIFICACIÓN.


La primera vez fue en base a la creación de una personalidad alrededor de la infidelidad, a partir de dejarme llevar por pura energía, la ‘curiosidad’… y ésta otra fue crear la ruptura a través de la infidelidad – o sea que, para llegar a donde quise, en ambos contextos, tuve que permitirme ser infiel / engañar / traicionar y para ello, tuve que justificarlo y así yo no sentiría/experimentaría culpa. ¿Por qué es tan fácil hacer esto? ¿Por qué me fue tan fácil, en lugar de tomar responsabilidad y levantarme por lo que yo había decidido (por ejemplo, entrar en una relación o terminar una relación de una manera sana), caer y justificar la caída?

Muchas veces cuando caí, cuando no me levanté por lo que yo estaba de pie, justifiqué mi caída y no sólo eso, creé una nueva personalidad y me acepté y me permití definirme por ésta nueva personalidad emergente, y así fui creando capas y capas de mí mismo, donde entonces sería más fácil justificar CADA UNA de estas personalidades de acuerdo a lo que sería conveniente en cada contexto, y así la culpa no existiría, porque no me definiría por esos puntos, sino que crearía nuevas definiciones de mí mismo.

Esto además de surgir en cuestiones de compromiso hacia mi parte, también surge en niveles más sutiles, como la decisión de co-habitar con mi hermano, y luego querer vivir solo – o decidir comer una cierta cantidad de comida, y luego comer más, etc.

Perdón a Uno Mismo

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo justificar la caída de algún punto / decisión / responsabilidad que yo había tomado y de la cual era consciente que tenía, al encontrarme en un contexto donde podría caer, como por ejemplo otra chica querer algo conmigo, y yo a pesar de tener novia, querer también tener algo con ella, creando la ilusión de ‘elección’, de poder elegir ‘hacer eso’ a través de, primero acentuar la dimensión energética, luego acentuar la dimensión de la imaginación / fantasías, y a partir de la creación de la base de la personalidad, permitir y aceptar ‘caer’, ‘ceder’ a esto con justificaciones, razones y validaciones que emergían en mi mente y así finalmente crear una nueva personalidad de mí mismo en mi mente, una nueva capa en mi mente y en mi cuerpo, sin darme cuenta que de esta manera estaría evolucionando cada vez más la conciencia de mi mente, las personalidades, sistemas, constructos en mi mente, creando así lo que se llama interés propio, lo cual no es real interés propio como quien soy, sino interés propio para la mente a través de la satisfacción y validación de las distintas personalidades, constructos y sistemas en mi mente.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo crear estos intereses propios en mi mente; creando sistemas, constructos y personalidades en mi mente y cuerpo que he estado manteniendo con mi cuerpo y mi ser, definiéndome a través de estos, sin darme cuenta que el que realmente se está beneficiando al yo ir y satisfacer estos intereses, y, DEFINIRME dentro de los constructos, sistemas y personalidades en mi mente: es mi mente.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo evitar la culpa, al aceptar y permitir las justificaciones DE mis caídas / no tomar responsabilidad / hacerme cargo de, por lo que yo me estaba levantando y estando de pie, y así crear una nueva personalidad, sistema o constructo en mi mente en la cual yo me definiría y existiría como posibilidad de encarnar cuando sea necesario, sin darme cuenta el desorden de personalidad que creé, convirtiéndome básicamente en un camaleón, tomando distintas formas mi ser sólo para seguir creando y evolucionando sistemas, constructos y personalidades en mi mente y cuerpo.

Me perdono a mí mismo el haberme aceptado y permitido a mí mismo crear nuevas definiciones de mí mismo a través de las dimensiones de la energía en primer lugar, fantasías e imaginaciones en segundo lugar, justificaciones y validaciones como chats mentales en tercer lugar, y de esa manera crear nuevas personalidades, sistemas y constructos en mi mente – consolidándose de esta manera una nueva capa de la mente en mi cuerpo.

Me comprometo a mí mismo a erradicar de mí mismo el interés propio que he creado a través de mi mente; a través de los deseos, querencias y necesidades que participé y creé a través de las dimensiones de la energía, la imaginación y las voces en mi cabeza, con el respiro y el perdón.

Me comprometo a mí mismo a crear dentro de la palabra ‘interés propio’ la base para lo que son las necesidades básicas de mi cuerpo y mi ser, a través de integrar y aprender lo que mi cuerpo físico realmente requiere para existir en este mundo físico, como también lo que requiere mi ser para la expresión dentro de y como mi cuerpo físico, uno e igual.

Me comprometo a mí mismo a crearme a mí mismo a través de los diferentes procesos que puedo caminar y tomar para definir, redefinir y vivir palabras en mi mundo y realidad.

Me comprometo a mí mismo a levantarme y estar de pie por los principios de unicidad e igualdad, los principios del destino del universo que decidí embarcarme y explorar para crear un mundo que sea mejor para todos.

Me comprometo a mí mismo a tornarme consciente de las dimensiones en mi mente que se enfatizan con el propósito e intención de canalizar energía / mi ser en mi mente para la creación de nuevas personalidades, y asegurarme de que esa parte de mi ser / energía sea utilizada para fines de poder crearme y vivirme a mí mismo dentro de los principios de lo que es mejor para todos en y como mi cuerpo físico en este mundo y realidad.

1 comentario:

  1. Genial asistencia Mati gracias por seguir escribiéndote Saludos

    ResponderEliminar

Escribe un comentario :)